Es miércoles, es Carmen!

Comienza a leer aquí la nueva entrega de Carmen!

Esa noche sí me fui a casa de Alberto y sí retomé mi vida normal, si es que a lo que yo llevaba podía llamársele de esa forma. Tenía que continuar, a pesar de que lo único que me apetecía era irme a mi casa y comerme otra tarrina de helado de chocolate mientras veía alguna película romanticona que me llevase por la calle de la amargura un rato. Llorar a hipidos ininterrumpidos y dejar la persiana hasta arriba para mortificarme con mi rayo solar matador de las mañanas. Pero no podía hacer eso. Cuando me di la vuelta para volver, miré a Alberto, él no se lo merecía, ni mucho menos. Puse mi sonrisa de “aquí no ha pasado nada, ¿dónde lo habíamos dejado?” y me uní al grupo que ya estaba visiblemente afectado por las cuatro rondas de cervezas que habían caído desde que llegamos. Alberto me preguntó entre susurros y atrayéndome hacia él de forma protectora si estaba bien. Le mentí como una bellaca y él se dio cuenta de inmediato, así que me abrazó aún más fuerte y me pidió un gin-tonic. Sigue leyendo…

Y antes de que te vayas, lee Carmen! en breve con este microcuento.

whim-25

Anuncios

2 comentarios en “Es miércoles, es Carmen!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s