La vida mínima. Post 3

Sinopsis: ¿Qué harías si te diagnosticaran una enfermedad de las llamadas “malas” de un día para otro? Seguramente te plantearías muchas cosas, una de ellas es probable que fuera centrar tu atención en los detalles pequeños que te rodean, esa vida mínima que es la esencia de toda vida máxima.

Este relato es totalmente ficticio en los hechos, unos hechos que por desgracia son cada vez más comunes en la vida real (o nos enteramos más, que también puede ser). Sin embargo, no es ficticio en los sentimientos, en los detalles, en esa vida mínima que es la base de toda vida máxima.

Pincha aquí para leer los posts anteriores.


Post 3

Los gestos

Mi hijo mayor sube los hombros y extiende los brazos y las manos cuando explica algo obvio. Algo tan obvio como que cuando dice “quiero ver dibujos” es “quiero ver Nickelodeon Junior”. Si le pregunto qué canal, él sube los hombros, extiende sus brazos y me dice: “Nick. Junior, mamá, Nick. Junior”. Por supuesto que es Nick. Junior, eso ya lo sé, pero lo hago queriendo, para verlo hacer ese gesto que no sé bien de dónde ha copiado, pero que me gusta tanto y me provoca tanta ternura.

Somos gestos, un cuerpo sin gestos no tiene personalidad. Y a mí me gusta detectarlos, archivarlos y provocarlos para verlos una y otra vez, como si buscara mi escena favorita de una película, como si buscara cuando Baby y Johnny fingen dar una clase de baile en “Dirty Dancing”. Son extraños los gestos y es extraño el modo en que los persigo.

Todos arrugamos la nariz, pero nadie lo hace de la misma forma ni ante las mismas cosas. A no ser que seas familia. Porque es formidable cómo veo momentos de mi padre en mi hijo. Sonrisas nerviosas, tics en los ojos, cómo mi madre contrae la boca cuando está gastando una broma (con lo que deja de serlo) o el último toque que mi marido le da a una prenda cuando la dobla, son los gestos que como las cosquillas le arranco a la vida.

2103288

Anuncios

9 comentarios en “La vida mínima. Post 3

  1. Mi Álter Ego dijo:

    A mí me encanta fijarme en cosas que hace mi familia para jugar a adivinar de dónde he sacado tal o cuál cosa.. Los gestos nos definen y nos hacen únicos pero hay algunos gestos compartidos que también nos recuerdan que formamos parte de un clan. Jajajaja. Besotes!!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Paqui dijo:

    Los gestos, es algo tan maravilloso, esos gestos cuando son de la familia se quedan en el alma, son para siempre. Y ya sin son los gestos de los más pequeños, te da un subidón que te lo comes en ese mismo momento. Besitos!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s