La vida mínima. Post 4

Sinopsis: ¿Qué harías si te diagnosticaran una enfermedad de las llamadas “malas” de un día para otro? Seguramente te plantearías muchas cosas, una de ellas es probable que fuera centrar tu atención en los detalles pequeños que te rodean, esa vida mínima que es la esencia de toda vida máxima.

Este relato es totalmente ficticio en los hechos, unos hechos que por desgracia son cada vez más comunes en la vida real (o nos enteramos más, que también puede ser). Sin embargo, no es ficticio en los sentimientos, en los detalles, en esa vida mínima que es la base de toda vida máxima.

Pincha aquí para leer los posts anteriores.


Post 4

El trabajo

Tuve un altercado en el trabajo solo veinticuatro horas antes de que me dieran los resultados de las pruebas que confirmarían las peores sospechas.  Mi jefe me dejaba sin un importante proyecto que me había quitado todo el sueño que antes no me habían arrebatado mis hijos.

Si hubiera creído en los complots, ahora estaría pensando que mi jefe estaba al tanto de mis devaneos médicos y que conocía mi situación antes que yo porque habría enviado mis muestras a un laboratorio independiente para asegurar la eficacia y el trabajo de su empresa. Nada más lejos de la realidad, le daba el proyecto a mi compañera, que había trabajado en él tanto o más que yo. Y para quien piense que quizá fuera una decisión en la que los hijos pesaban tanto como cuando eliges destino de vacaciones: mi colega tiene nada menos que cuatro retoños de infarto esperándola en casa. Todavía la admiro.

Pero esa no es la cuestión, la cuestión es que me sigue importando. Al margen de que ahora estoy de baja y que no me hubiera hecho cargo del proyecto de todos modos, me sigue pareciendo una injusticia porque personalmente me considero más adecuada para él que mi colega. Lo que pasa es que ya no despotrico ni invento lenguajes paralelos para seguir haciéndolo delante de los niños con mi marido entornando los ojos haciendo como el que me entiende. Sigue siendo importante, mi cabeza sigue teniendo espacio para esos asuntos laborales en los que las ambiciones personales siguen vigentes, pero sin duda han bajado varios tramos de escaleras en mi escala de “cosas importantes en la vida”.

2103288

Anuncios

2 comentarios en “La vida mínima. Post 4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s