Es miércoles, es Carmen!

Carmen recuerda a Pepe, es inevitable, ¡por tantas cosas es inevitable!

XIII. El hotel

Me desperté antes que él. Siempre me había gustado levantarme temprano en los hoteles. Por un lado, aunque la cama fuera muy cómoda – y esta lo era mucho –, siempre acababa extrañando mi colchón. A decir verdad, extrañaba el colchón de mi piso de toda la vida porque el sofá cama en el que mal dormía desde que llegué a Madrid en casa de mis amigos no había quien lo echara de menos. Por otro lado, y esta era la razón principal, no quería perderme el buffet libre del desayuno. Sigue leyendo…

Antes de que continúes leyendo en La Suerte de Carmen, Carmen! en breve con un microcuento.

2225768

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s