Es miércoles, es Carmen!

Ay, ¿qué tendrá en mente Carmen? Parece que, como una locomotora, se dirige a Alberto, sin frenos y con ilusión, con decisión, ¿con razón o con corazón?

XVIII. 2

– No te vayas todavía, ¿no? – Ya me estaba dando la vuelta.

– ¿Por qué?

– Has dicho en primer lugar, conocer a Gloria. ¿Y en segundo?

– ¡Ah! Creía que iba a poder escaquearme.

– ¿Cómo? – Vaya, parecía que había verbalizado algo que solo debía aparecer en los subtítulos de mi pensamiento, unos subtítulos que Alberto no podía leer. Sigue leyendo…

Pero Carmen tiene huellas en su piel y en su mente, las líneas de sus huellas dactilares ya solo marcan un camino, un mapa… ¿el de Pepe? Antes de irte, lee Carmen! en breve con este microcuento.

2378055

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s