Es miércoles, es Carmen!

Ya sabíamos qué había sido el detonante de la ruptura entre Carmen y Pepe, pero no conocíamos los detalles. Hay conversaciones y situaciones que el amor, desgraciadamente, no puede saltar; obstáculos demasiado grandes como para no caer en el barro y salir empapada y confundida.

XXIV. Adiós, Pepe, adiós

Romper mi relación con Pepe fue más fácil de lo que yo había supuesto. No hubo dramas ni llantos, solo hubo lógica y sentido común. Los dos cara a cara planteando una situación que yo ya había previsto, pero cuyo resultado estaba siendo totalmente diferente a cómo había imaginado. Sabía que quería estar con Pepe y sabía que quería ser madre, pero ¿ambos deseos se podían hacer realidad? Quería pensar que sí y era evidente que no. Sigue leyendo…

Porque sí, porque hay conversaciones en las que cada palabra duele como un puñal clavado en el hígado (yo nunca he tenido uno, pero, oye, en las películas aparenta doler muchísimo), porque esas conversaciones se encallan en nuestra memoria que las revive una y otra vez y otra vez en bucle, haciendo leña del árbol caído (el árbol caído eres tú), sin dejar que la herida cure y cicatrice con sus postillas y su piel rosadita correspondientes. Por todo ello, quédate un segundo más con Carmen! en breve antes de ir al blog a leer esa conversación que permanece flotando en su cabeza como una balsa de aceite.

2016-06-28 13.30.18.png

Es miércoles, es Carmen!

No hay momentos más confusos que los que vienen después de un golpe. La cabeza de Carmen está inundada de confusión, como si de un cazo de agua hirviendo se tratase, la confusión bulle y salpica y quema y… será el golpe.

XXIII. ¿Amor del bueno? (Y 3)

Entrecerré los ojos y los observé con disimulo. Hablaban fuera. Pepe y Alberto, dos hombres que reunían alrededor de sí mismos las miradas femeninas – y alguna masculina – de toda la planta de urgencias del hospital. Me parecía todo tan extraño, ni en el mejor de mis sueños ni en la peor de mis pesadillas se había dado aquella escena. ¿Cómo me sentía? Dolorida. Eso lo sabía. ¿Con respecto a los sentimientos? De nuevo todos mis órganos vitales se habían mezclado en mi interior para provocar una arcada continua en mi estómago, unas fatigas horrorosas. Aunque esto podía ser por el golpe que había recibido, vete a saber. Pepe se fue, pero antes se volvió, se despidió con la mano e hizo la señal del teléfono. Me llamaría. Me llamaría. Pepe me llamaría. Sigue leyendo…

Y es que el cuerpo es sabio, él sabe a quién echa de menos, por eso disfruta de Carmen! en breve con este microcuento antes de irte a su blog a disfrutarla en extenso.

2016-06-20 12.31.36.jpg

Una semana de microcuento

#BuenosDías con un #microcuento

Esta  ha sido una semana en la que el minuto ha tenido el protagonismo: un minuto contigo, un minuto sin ti, un minuto que parece tener menos de sesenta segundos, un minuto agotador y otro devastador… Porque en ese tiempo tan escaso, puede dar tiempo a sentir todo, de todo.

Ahora disfrutad de estas lecturas hiperbreves para historias que pueden ser todo lo extensas que tu imaginación quiera.

Semana del 13 al 19 de junio.

IMG_20160613_095311

Lunes

IMG_20160614_102346

Martes

IMG_20160615_095635

Es miércoles, es Carmen!

IMG_20160616_101533

Jueves

IMG_20160617_102822

Viernes

IMG_20160618_102930

Sábado

IMG_20160619_111651

Domingo

Este post es la compilación de lo microcuentos lanzados de lunes a domingo  en Twitter, Facebook e Instagram.

Porque no hay nada mejor que dar los buenos días con un microcuento.

Esta semana, con el microcuento extra habitual para los #martesmge de Me Gusta Escribir.

2591381

#martesmge de Me Gusta Escribir

Y como las dos últimas semanas, por razones que no me son ajenas en absoluto (léase: ser madre a tiempo completo y no tener tiempo ni de escribir un par de líneas de post), incluyo aquí los microcuentos de todos esos días en una suerte de puzzle o mosaico que espero que disfrutéis.

Es viernes, mamá: 5

image

Ayer hizo cinco años. Es tanto tiempo y tan poco a la vez, contrariedades de la vida. En cualquier caso, se me hace grande y yo ando sensiblona, así que sobran las palabras, se me sale la lagrimilla y estornudo para darme cuenta de que es verdad. ¿Qué? ¿Que no estornudáis para daros cuenta de la realidad de las cosas? Mmmm… 😜