Es miércoles, es Carmen!

¿Es amor del bueno ese que te hace ilusionarte con su sola presencia? Creo que Carmen se lo tendría que hacer mirar…

XXIII. ¿Amor del bueno? (2)

Desperté en una habitación de hospital tan blanca que me dolieron los ojos solo con abrirlos. Mi cabeza despedía punzadas que atravesaban mi cuerpo y todas ellas salían de un solo punto situado más o menos junto a la oreja derecha. Cuando intenté incorporarme, el mareo que me sobrevino me dejó tan loca que creí que me iba a caer de la cama. Que viera a mi lado a Pepe no hizo sino aumentar mi sensación de ensueño. Sigue leyendo…

Y como esta semana va de minutos… Disfruta de Carmen! en breve con este microcuento antes de ir a disfrutarla en extenso a su blog.

2591279.png

 

Anuncios

Es viernes, mamá: Shopping

image

Hoy, en Es viernes, mamá, he vuelto a sentir en mis venas la llamada del shopping. Una llamada corta, más bien urgente, porque el padre de las criaturas estaba con las criaturas no muy lejos y la hora del baño y las cenas se nos echaba encima. Pero qué ropa, qué colores, qué bonito todo. Al final ha caído un vaquero lleno de agujeros, pero qué bonito todo.

Es miércoles, es Carmen!

Los primeros compases de una relación, ese oasis de pasión, de desvivirse el uno por el otro, de ilusionarse con una sorpresa, de hacer de cada cena un evento especial… esa luna de miel que parece eterna, pero que no lo es… ¡Ay, Carmen!

XXIII. ¿Amor del bueno? (1)

Cruzarse medio Madrid en busca del DVD de una película en blanco y negro, tan antigua que probablemente sus derechos de autor estén liberados, eso en mi idioma se llama amor. Así me sentía yo la primera semana de mi salto al vacío con Alberto. Yo vivía una luna de miel y esa sensación de volatilidad (solo sensación, porque correr de un autobús a otro para llegar a una tienda perdida en un barrio perdido que me parecía hasta peligroso es bastante físico), esa sensación de volatilidad provocaba que no viera las cosas con la perspectiva necesaria. Sigue leyendo…

Por eso, al principio de toda relación, parece que lo que hay es amor del bueno, como esa hogaza del pan blando que solo al cortarlo emana un olor que alimenta, ese amor… Disfruta de Carmen! en breve con este microcuento antes de ir a disfrutarla en extenso en su blog.

2577544.png

Es miércoles, es Carmen!

No hay relación que no deje huella, eso es inevitable. Por muy insignificante que pueda parecer a priori, ahí está, creando recuerdos. Pero si hablamos de la relación más importante de una vida, como lo es la de Pepe para Carmen, cada momento sí que es un recuerdo, recuerdos que se quedan como poso de felicidad en la taza de la memoria. Por eso, antes de volver a su actualidad con Alberto, vamos a echarle otro vistazo a su amor con Pepe.

XXII. La cocina

La cocina siempre ha sido una de mis fantasías sexuales más exitosas. Digamos que ha acompañado a mis manos en momentos de soledad sentimental y me ha dado muchas satisfacciones. Hacer realidad una fantasía como esa, tal cual, es complicado. Sigue leyendo…

Y sí, la cocina es y será para Carmen la habitación del amor: en ella se han gestado platos maravillosos (solo hay que recordar esa batalla dialéctica entre Cecilia y Carmen con una fantástica pizza casera de fondo); y momentos para guardar entre las páginas de un libro, como el que cuenta hoy en su blog. Pero antes de irte en un solo click y descubrir de lo que hablo, disfruta de Carmen! en breve con este microcuento.

2562873.png