Es miércoles, es Carmen!

Comienza la conversación entre Carmen y Pepe, ¿te la vas a perder?

XXVII. Los primeros amores, si no se logran, quedan estampados en la memoria (y 4)

– ¿Estás bien? No te he llamado, lo sé, pero la cara de Alberto en el hospital me quitó las ganas. – Ahora estamos en el callejón de atrás. Su olor a cocina y a hombre me tiene sugestionada por completo, ¿qué es lo que me había dicho? Sigue leyendo…

Y a veces somos nosotros los que ponemos toda la carne en el asador para conseguir algo y, aunque es la forma más precisa de estamparse contra una pared, también es la única forma de lograrlo. Si no, que se lo digan a Carmen. Disfruta de Carmen! en breve con este microcuento antes de irte a acabar esta conversación a su blog.

2712090.png

Es miércoles, es Carmen!

Vuelve Carmen y cómo lo hace: con las ideas claras, persiguiendo a Pepe y evitando mesas con sus curvas enfundadas en un vestido negro. Allá va… ¿lo logrará?

XXVII. Los primeros amores, si no se logran, quedan estampados en la memoria (3)

La gafapasta viene detrás de mí con asombrosa agilidad, debe de ser la edad, mientras me increpa e intenta retenerme cogiéndome por el brazo. Yo me deshago de ella con una facilidad sorprendente, quizá la facilidad que te da el no tener vergüenza y no temer perder los papeles delante de toda esa gente desconocida que ocupa absolutamente todas las mesas del restaurante y que ahora clava sus ojos en nosotras dos, con un evidente interés por saber qué ocurre. Sigue leyendo…

Carmen se acaba, le queda poco: solo tres semanas más, tres miércoles de Carmen. ¿Cómo podré sobrevivir a su ausencia? Mejor no pensarlo aún y disfrutar de ella porque queda lo mejor. Y de todas formas, siempre nos quedarán sus microcuentos. Disfruta de Carmen! en breve antes de irte a disfrutar de su nueva entrega.

2700508.png

 

Es miércoles, es Carmen! 

¿Que Carmen se ha cogido vacaciones sin previo aviso? ¡Eso es exactamente lo que ha pasado! Y nos ha dejado a las puertas del restaurante de Pepe, enfundada en su vestido negro y haciendo equilibrios sobre unos tacones de vértigo. La semana que viene no nos lo podemos perder.

Mientras tanto, ¿cómo se coge Carmen vacaciones de sí misma? Disfruta de Carmen! en breve con este microcuento hasta que la semana que viene puedas hacerlo en extenso.

PD.  Yo voy a aprovechar para ponerme al día con su suerte en http://www.lasuertedecarmen.com

¡Arriba el Chick-lit!

Es miércoles, es Carmen!

Por fin el desenlace de esta temporada de Carmen! está cerca. Por fin la tenemos donde la dejamos al principio: a las puertas del restaurante de Pepe,vestida de negro y con sus stilettos, lista para reconquistar a su verdadero amor. Suena ñoño, pero es así, ¿por qué no luchar por estar con quien quieres? ¿Por qué dejarlo escapar sin pelear aunque sea un poquito?

XXVII. Los primeros amores, si no se logran, quedan estampados en la memoria (2)

Con los stilettos de Gloria, que me había enviado por correo urgente, una reserva en uno de los mejores hoteles de Madrid y mi vestido negro famoso, ese que me queda como un guante, así me encuentro a las diez de una noche templada de primeros de junio a las puertas del restaurante de Pepe. Sigue leyendo…

Alli, ante la puerta del restaurante de Pepe, Carmen debe estar sintiendo mucha incertidumbre. Si bien es cierto que no siempre esa incertidumbre es buena, ni sana, para qué engañarnos, hay ocasiones en que esos momentos son deliciosos. No sé, será la adrenalina, la expectativa, será que en esos momentos siempre crees que la opción de que salgan bien tus planes es factible. Disfruta de Carmen! en breve con este microcuento antes de irte en un solo click al blog de Carmen y leer el nuevo post de su novela por entregas.

2681329.png

Es viernes, mamá: Revival de juguetes y emociones 

No es viernes, pero ¿a quién le importa? Lo de publicar se ha convertido más en una cuestión de oportunidad que de agenda y qué más da que sea viernes,  lunes o sábado. A lo que iba: este finde ha habido “revival” (palabra que me encanta) de juguetes y emociones. Mi suegra arregló su trastero y surgió este Halcón Milenario que dejó los ojos chiquititos a mi marido y grandes grandes a mi grande. 😊