Es miércoles, es Carmen!

Por fin el desenlace de esta temporada de Carmen! está cerca. Por fin la tenemos donde la dejamos al principio: a las puertas del restaurante de Pepe,vestida de negro y con sus stilettos, lista para reconquistar a su verdadero amor. Suena ñoño, pero es así, ¿por qué no luchar por estar con quien quieres? ¿Por qué dejarlo escapar sin pelear aunque sea un poquito?

XXVII. Los primeros amores, si no se logran, quedan estampados en la memoria (2)

Con los stilettos de Gloria, que me había enviado por correo urgente, una reserva en uno de los mejores hoteles de Madrid y mi vestido negro famoso, ese que me queda como un guante, así me encuentro a las diez de una noche templada de primeros de junio a las puertas del restaurante de Pepe. Sigue leyendo…

Alli, ante la puerta del restaurante de Pepe, Carmen debe estar sintiendo mucha incertidumbre. Si bien es cierto que no siempre esa incertidumbre es buena, ni sana, para qué engañarnos, hay ocasiones en que esos momentos son deliciosos. No sé, será la adrenalina, la expectativa, será que en esos momentos siempre crees que la opción de que salgan bien tus planes es factible. Disfruta de Carmen! en breve con este microcuento antes de irte en un solo click al blog de Carmen y leer el nuevo post de su novela por entregas.

2681329.png

Anuncios

Es viernes, mamá: Revival de juguetes y emociones 

No es viernes, pero ¿a quién le importa? Lo de publicar se ha convertido más en una cuestión de oportunidad que de agenda y qué más da que sea viernes,  lunes o sábado. A lo que iba: este finde ha habido “revival” (palabra que me encanta) de juguetes y emociones. Mi suegra arregló su trastero y surgió este Halcón Milenario que dejó los ojos chiquititos a mi marido y grandes grandes a mi grande. 😊

Es miércoles, es Carmen!

Las mujeres de Carmen! son un ejemplo de muchos amores diferentes, de que la vida te puede sorprender de forma inesperada porque, admitámoslo, hay veces que las sorpresas son más que esperadas. Toñi, Eleonora, Gloria, Carmen… ¡Ay, el amor!

XXVII. Los primeros amores, si no se logran, quedan estampados en la memoria (1)

Pepe no es mi primer amor pero sí el amor. Por eso mientras no he estado con él, ha quedado estampado en mi memoria como una calcomanía de esas que se niegan a desprenderse de tu piel por mucho que te frotes con gel de baño. Sigue leyendo…

Y es que el título del capítulo XXVII es todo un microcuento en sí mismo, así que ahí va, disfruta de él en breve antes de irte a Carmen! en extenso en su blog con un solo click.

2672054.png

Es miércoles, es Carmen!

Qué bueno es tener un colchón gigante para decidir sobre tu futuro, al menos así tienes espacio para pensar. ¿Recuerdas el colchón de Carmen? Pues ahí es donde va a solucionar sus conflictos y no tiene nada que ver con aspectos carnales, aunque para eso también están bien los colchones gigantes 😉 . En fin, que no hay nada como tener las cosas claras.

XXVI. Escenas (y 3)

Tumbada en mi colchón gigante, más gigante aún ahora que lo estaba usando yo sola, hacía un repaso rápido a lo que habían sido mis últimos meses: había pasado de estar con el hombre de mi vida, Pepe, a mantener una relación de unas semanas y con uno de los compromisos más grandes que he tenido (y creo que se puedan tener de forma general en la vida) con otro hombre que podría ser el hombre de su vida de cualquier mujer menos el mío. Sigue leyendo…

Y es que hay cosas que se resuelven con unos stilettos bien altos y bien negros, si no, que se lo digan a Carmen. Disfruta de Carmen! en breve con este microcuento antes de irte a ver qué es lo que decide a su blog.

2661614.png

Es miércoles, es Carmen!

“Me voy” como concepto, como microcuento en sí mismo, como una historia completa de principio a fin. Tiembla, ríe o llora, pero “me voy”.

XXVI. Escenas (2)

Cuando escuché las llaves en la cerradura, la adrenalina se me disparó. En lugar de levantarme e ir a su encuentro, me quedé en el sofá como si una enorme piedra me impidiera hacerlo; comencé a respirar entrecortado y las manos me temblaban, dos situaciones muy parecidas en demasiado poco tiempo, eso no lo aguanta ni el mejor de los cuerpos. Sigue leyendo…

Decisiones difíciles que dejan a la vida más desorientada pero menos huérfana. A veces irse es la única solución. Antes de ver cómo Carmen se va de la vida de Alberto, disfruta de Carmen! en breve con este microcuento.

2651674.png